Recetas Alcalinizantes de la sangre, para lograr una calidad de sangre donde virus como el que está causando la pandemia mundial, se encuentre en un medio «hostil» a su proliferación.

Os presento, un producto prodigioso: El miso.Es la base para elaboración de la que para mi, tiene una doble condición: Una sopa Gourmet y Una sopa Medicinal. La sopa miso. Con multitud de cualidades y aplicaciones.

EL MISO

El miso, es un condimento original de Japón, cuyo nombre quiere decir “Fuente de Sabor”. Se utiliza para hacer más sabrosos muchos de los platos de la cocina tradicional japonesa y para preparar caldos.

En cierto modo se usa como nuestras “pastillas de caldo”, pero en vez de ser un concentrado de deshechos de la industria alimentaria y sustancias químicas (como el temido glutamato mono sódico, el miso natural se elabora a partir de soja fermentada y cereales, y tiene propiedades medicinales.Es una alimento probiotico. Las bacterias utilizadas para la fermentación favorecen la digestión, por lo que los platos cocinados con miso son más digestivos. Los fermentos también favorecen la salud del intestino, mejorando la absorción de nutrientes. Los mismos microorganismos aportan al miso vitamina B12, por esos es un alimento muy interesante para los vegetarianos estrictos que pueden tener problema para obtenerla, ya que el tipo de B12 que se encuentra en los vegetales no es tan funcional. https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182012000100010

Por otro lado el miso contiene una sustancia, el Zybicolin, que es capaz de absorber y eliminar elementos radioactivos. Por ello se les suministro en el pasado a los afectados por las bombas de Hiroshima y Nagasaki, y en la actualidad a toda la población expuesta en el desastre de la central de Fukushima.

Es desintoxicante también a otros niveles (se recomienda su consumo a los fumadores y habitantes de zonas urbanas muy contaminadas, alcaliniza el organismo, que con las dietas industrializadas suelen estar acidificando. No contiene colesterol, pero si sal, así que cuidado con los hipertensos.

Todas las propiedades de la soja están también presentes en el miso: los fitoestrógenos que regulan la salud hormonal de la mujer y previenen la osteoporosis, la lecitina que estimula el cerebro y regula el colesterol y su gran cantidad de proteínas altamente asimilables. Como queda expuesto, el miso es un auténtico tesoro. Un delicioso alimento-medicina.

Aunque todos los misos se obtienen  de la fermentación de la soja, se distinguen diversas variedades en función del tiempo de fermentación y de los cereales que se añadan a la soja.

  • Kome Miso: se fermentan soja y arroz blanco. Este es el más líquido. Tiene un sabor más dulce y es el más adecuado para consumir en los meses de calor. Apto para celiacos.
  • Shiro Miso: se fermenta con soja y arroz como el Kome, pero este tiene mayoritariamente arroz. Fermenta muy rápidamente, en dos semanas. Es el de sabor MÁS dulce. Apto para celiacos.
  • Genmai Miso: Se fermentan soja y arroz integral durante un año y medio en barriles de cedro. Es de sabor más fuerte. Apto para celiacos.
  • Mugui Miso: se fermentan soja y cebada durante uno o dos años. Es el segundo en cantidad de proteínas y el de sabor más suave.
  • Natto Miso: con soja y cebada, como el Mugui, pero con una fermentación más corta (entre uno y tres meses) y al que se añade alga kombu, jengibre, sirope de cebada y sal marina.
  • Hatcho Miso: solo se fermenta soja, sin añadir otros cereales durante tres años en barriles de cedro cubierto de piedras. Es el más concentrado, el que contienen menos agua e hidratos de carbono) y por tanto el que tiene mayor cantidades de proteínas, grasas y minerales (sobre todo calcio, fosforo y hierro). Es también el que tiene menos sal. Ideal para los meses fríos y para la gente que se siente debilitada, es friolera, etc.

Cuando se combinan las proteínas de la soja con la de los cereales se origina una mayor concentración de aminoácidos complementarios y mejora la asimilación de la comida. En concreto, su aporte nutricional se compone de enzimas naturales, lacto bacilos y levaduras resistentes a la sal, los mohos y otros microorganismos.

Además, dado que el miso alcaliniza la sangre, ayuda a que el cuerpo sea resistente a enfermedades, tenga el sistema nervioso despierto y no experimente sensación de cansancio. También, recordamos,  promueve la eliminación de los residuos de nicotina y de polución ambiental, incluso de elementos radioactivos.

Se utiliza como refuerzo y aporte de enzimas a sopas, potajes, estofados y caldos.

Debes añadirlo al final de la cocción porque es muy salado y no debe hervir. Si lo hierves, puedes destruir su alto contenido en enzimas, que no soportan la acción de un calor demasiado intenso. Gracias a la sal, se conserva durante mucho tiempo.

Durante las épocas calurosas es preferible tomar Kome ó Shiro Miso blanco de fermentación corta. En otoño podemos usar  Genmai-miso, a base de soja, sal y arroz integral, también de sabor dulce. Para otoño,  invierno y primavera usaremos el Mugui-miso, a base de soja, sal y cebada con cereales en caldos suaves. En invierno, lo alternaremos con el Hatcho Miso. El caldo será así, más cargado con jengibre y muy calentito, que dispersa un calor inmediato por todo el cuerpo.

Existen misos de mala calidad, fermentados durante poco tiempo con calor para acelerar el proceso y protegidos por conservantes. Es importante recurrir a misos naturales, elaborados con soja y cereales de cultivo biológico y no transgénicos.

El efecto de la sopa de miso por las mañanas, es el del camión de la basura después de la noche de la Cremá.

  • Limpia nuestro organismo de todos los restos metabólicos que se han producido durante la noche, como resultado de los ciclos viales que dan a lugar durante el descanso.
  • Aporta probiótico a nuestro tracto intestinal, repoblando así la flora intestinal y fortaleciendo por ende nuestras defensas, potenciando nuestro apreciado y maltrecho, Sistema Inmunológico.

Os invito a probar esta deliciosa y terapéutica sopa, primera de otras recetas alcalinizantes vs virus que iré publicando estos días.

Sopa de Miso

Ingredientes:

1 Cebolla cortada a finas ½ lunas, 1 zanahoria a 1/2 rodajas, 1 hoja de col, cortada bien fina, 5 cm de alga wakame, cortada a trocitos, 1 litro de agua mineral, 1 cucharada de aceite de oliva prensados en frió virgen extra, 1 cucharada  de postre rasa de Mugui miso (no pasteurizado) por persona y taza  y perejil fresco o cebollino  picado.

Elaboración:

  • Calentar una olla con un poquito de aceite, añadir la cebolla y saltearla durante 5 minutos con una pizca de sal.
  • Añadir la col, la zanahoria y el alga, cubrir con el agua mineral y hervir medio tapado durante 15 minutos a fuego suave.
  •  Sacaremos cada vez que vayamos a preparar la sopa con miso, la cantidad de caldo necesaria y la pondremos en un pequeño cazo o cacerolita. Lo calentaremos.
  • Poner el miso en un vaso y diluirlo con un poco del mismo caldo caliente.
  • Añadirlo a la sopa, una vez disuelto y dejar cocer a fuego mínimo SIN QUE HIERVA durante 2 minutos.
  • Servir caliente con perejil o cebollino picado.

Variantes

  • Para que dé más calor interior, añadir unas gotas de jengibre rallado y escurrido al final de la cocción.
  • Utilizar las verduras de la estación.
  • La cantidad estándar de miso es: 1 cucharadita de postre por cuenco de sopa.

Si te interesa la cocina natural como forma de mejorar tu vida, tu salud y la de los tuyos, puedes informarte a cerca de los talleres y cursos que realizamos en https://kibioatelier.com/cursos-y-eventos/